viernes, 23 de julio de 2010

LA JUSTIFICACION CIENTIFICA DE LA PEDOFILIA




http://www.mujeresnet.info/2006/04/la-justificacin-cientfica-la-pedofilia.html


Revisa las Bases y Participa
La justificación científica a la pedofilia
Foto: luisalopez.com
Por Elsa Lever M.
Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM.

No hace mucho me topé con una nota publicada en un diario, cuyo contenido me causó escalofríos, no sólo por lo que ahí se revela, sino también porque resulta ser un problema que, en lugar de disminuir, va en aumento.

Firmada por el corresponsal Jaime Hernández, la nota publicada en la sección El Mundo del diario El Universal afirma que se capturó a 47 personas por abuso sexual a menores y pornografía infantil. Entre ellas (de nacionalidades estadounidense, mexicana, guatemalteca y salvadoreña), dice la nota, "se encuentra Michael Drake, una de las personas que más cargos enfrenta por comercializar imágenes de personas que abusaban de sus propios hijos".

Las últimas palabras son -dentro de lo aberrante que es ya esta situación- lo más escalofriante: "que abusaban de sus propios hijos".
Sin embargo, estos delincuentes no parecen estar solos.
Lo digo porque, también recientemente, leí una serie de documentos sobre las reformas al Código Civil del Distrito Federal que entraron en vigor en diciembre de 2004 y que establecieron la custodia compartida, basándose en todo, menos en las necesidades de los menores.

Es la protección a los derechos de los padres, antes que a los derechos de los hijos.
En estos documentos, que provienen de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (gracias a la Mtra. Barbara Yllán Rondero), de la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados A.C., y de diversos artículos escritos por especialistas estadounidenses y traducidos por el Ing. Francisco Reynoso, de la PGJDF, se destaca un aspecto de la reforma al Código Civil que es de suma urgencia plantear y discutir.
En el artículo 411 se introduce el concepto de alienación parental, basado en una teoría de Richard A. Gardner, un famoso especialista en psiquiatría infantil que dejó como último "legado" (murió en 2003) la concepción del Síndrome de Alienación Parental (SAP).

El artículo del Código Civil al que se ha hecho referencia dice:

"Quien ejerza la patria potestad, debe procurar el respeto y el acercamiento constante de los menores con el otro ascendiente que también ejerza la patria potestad. En consecuencia, cada uno de los ascendientes deber evitar cualquier acto de manipulación, alienación parental encaminado a producir en la niña o el niño, rencor o rechazo hacia el otro progenitor".

El Síndrome de Alienación Parental suena, aparentemente, interesante, ya que trata sobre un asunto no poco común: la manipulación de los hijos por parte de un cónyuge para odiar al otro.

Sin embargo, utilizar a los hijos para quitar la custodia a un cónyuge está, en este caso, relacionado con la existencia de abuso sexual al menor.

Me explico: El SAP, creado por Gardner, explica que un cónyuge -la madre, en la mayoría de los casos- inventa un supuesto abuso sexual al menor -por parte del padre- sólo para quitarle la custodia, lo cual incluye todo el manejo psicológico del menor para que, efectivamente, éste declare contra el padre.
En tales circunstancias, si hubo o no abuso sexual es lo de menos.

Bajo este argumento del SAP, muchos padres en todo el mundo han peleado -¡y ganado!- la custodia de sus hijos en procesos de divorcio.
Sólo era cuestión de que la madre alegara que sus hijos o hijos habían sido abusados sexualmente por el padre, para que éste y sus abogados la llamaran parental alienante y los niños fueran diagnosticados con SAP. Bajo un cuestionario que Gardner elaboró, concluía que los alegatos de abuso sexual eran mentiras.

Así entonces, menores que han tenido que sufrir la violación sexual por parte de su progenitor (incluso probada y recurrente) han tenido que convivir y vivir con su agresor, pues éste gana la custodia en juicios donde abogados señalan a la madre como "alienante".

"Ciencia chatarra", pues no ha llegado a ser ciencia probada, es como especialistas en psiquiatría han calificado esta teoría de Gardner. Incluso, no existe siquiera en los libros especializados en la materia. Es una teoría que Gardner creó a solas, sin un cuerpo colegiado que la avalara o respaldara. No es, dicen, ni un desorden, ni una enfermedad, ni un síndrome.

Cabe repetir que resulta interesante en lo superficial. No se está negando que con el fin de obtener la custodia los cónyuges puedan intentar muchas cosas. El problema que se le ha visto y por el cual se disiente, es que los puntos sobre el abuso son ignorados, al grado tal que el SAP desvía cualquier investigación real al respecto.

Richard A. Gardner se mantuvo vigente porque escribió un libro para niños sobre divorcio y otro para padres, lo que le permitió mantener su papel es casos de custodia.

En 1992, él mismo publicó un libro sobre el SAP. Gardner tuvo un grupo creciente de seguidores y clientes, principalmente hombres. Promovió su teoría alrededor del mundo y dio consulta como psiquiatra evaluador por la corte pagado como testigo perito.

Pero los argumentos que alarman son aquellos que, sacados de sus mismos libros, revelan la propia psicología de Gardner. Él cree que las relaciones sexuales con los menores son algo normal, pues es la cultura la que determina cuándo una conducta es censurable o no.
Hay cierta verdad en esto último, sin embargo habría que preguntar a los niños y niñas violados sexualmente cómo se sienten al respecto.

Afirma, por ejemplo, que los niños más grandes pueden ser ayudados a valorar que los encuentros sexuales entre un adulto y un niño no son considerados universalmente como actos censurables. Al niño pudiera decírsele de otras sociedades en las cuales tal comportamiento ha sido y es considerado normal. El niño pudiera ser ayudado a apreciar la sabiduría del Hamlet de Shakespeare quien dijo "Nada es bueno o malo, el pensamiento lo hace de una forma u otra." (Gardner, True and false accusations of child sex abuse,1992, p. 549)***.

Asimismo, argumenta que los menores que han sido abusados sexualmente sí sufren, pero porque la violación se interrumpe, es decir, quedan insatisfechos sexualmente; no se traumatizan significativamente, sólo hay cierta frustración sexual que no fue gratificada.

"...El niño puede tener un deseo sexual fuerte cuando el abuso se interrumpe. Estos niños deben ser animados a masturbarse (Gardner, 1992, pp. 580, 585)."

Con respecto a la madre, que es la que por lo regular alega el supuesto abuso a su hijo o hijos, dice que sería conveniente informarla de lo común que es ese hecho, incluso más común que el de padres que no lo hacen.

"Si la madre ha reaccionado al abuso de una manera histérica o usado éste como excusa para una campaña de denigración hacia el padre, entonces el terapeuta hará bien en tratarla y sacarla de la borrachera... Sus histerias (...) contribuirán al sentimiento del niño que un delito abominable ha sido cometido y por lo tanto disminuye la posibilidad de cualquier clase de acercamiento con el padre. Uno tiene que hacer todo lo posible a ayudarla a ubicar el 'delito' en una perspectiva apropiada. Tiene que ayudársele a entender que en la mayoría de las sociedades en la historia del mundo, tal comportamiento fue ubicuo, y este es todavía el caso. (Gardner, 1992, pp. 576-577)."

Gardner sugiere que la madre debe calmar su coraje contra el marido y ser más correspondiente con él sexualmente, por lo tanto habría que ayudarla a alcanzar gratificación sexual. Dice que (1992, p. 585) los vibradores pueden ser extremadamente útiles a este respecto y "uno debe tratar de superar cualquier inhibición que ella pudiera tener con respecto a su uso. Su propia culpa atenuada sobre la masturbación permitirá que le sea más sencillo inculcar la práctica a su hija, si esto se garantiza. Y su sexualidad incrementada puede disminuir la necesidad del marido de buscar a su hija de nuevo para obtener gratificación sexual".

En cuanto al padre violador, este psiquiatra sugiere una terapia encaminada a ser ayudado a apreciar que, aún hoy en día, (la pedofilia) "es una práctica ampliamente extendida y aceptada entre literalmente miles de millones de personas", pues "hay cierto componente pedófilo en todos" y que "la pedofilia ha sido considerada la norma por la vasta mayoría de individuos en la historia del mundo" (Gardner, 1992, p. 593).

Es decir, el padre pedófilo es la víctima, pues tiene la mala suerte de nacer en una época y lugar donde la pedofilia es mal vista. Él "debe aprender a controlarse si se tiene que proteger a sí mismo de los castigos draconianos impuestos a aquéllos en nuestra sociedad que llevan a cabo sus impulsos pedófilos" (Gardner 1992, p. 594). Sin embargo, la terapia con el padre no debe ser enfocada en el problema primario, o sea el abuso sexual. En su lugar, la terapia debe ser utilizada en "hablar de otras cosas", puesto que la meta de la terapia es "ayudar a la gente a olvidar sus problemas" (Gardner, 1992, p. 592).

A simple vista, estos temas, las redes de pornografía infantil y pedófilos que abusan de sus propios hijos, y el Síndrome de Alienación Parental pareciera que no tienen nada que ver. Sin embargo, tienen un gran punto en común: ambas acciones están dirigidas a violentar la integridad física, emocional y legal de nuestros niños y niñas.

E insisto, los pedófilos no están solos. Existe también la Asociación Norteamericana de Amor Hombre/Niño (NAMBLA por sus siglas en inglés), la cual es una organización política, de derechos civiles y educativa que aboga por el sexo entre hombres adultos y niños. Los argumentos usados por NAMBLA para justificar, normalizar y/o racionalizar el sexo entre adultos y niños se basan en cuatro estrategias principales: negación de daño; condena de los condenadores; llamamiento a lealtades más altas; y negación de la víctima.

¿Qué clase de sociedad somos, que no protegemos a nuestros infantes? ¿Qué clase de sociedad somos, que sólo imperan los intereses y deseos de los adultos por sobre los de los niños y niñas?

Visto así, ahora no sorprende cómo es que los delitos sexuales contra los infantes se han incrementado. No debe sorprender tampoco, entonces, que nuestra sociedad alcance muy pronto la degradación total.

¿Qué clase de sociedad somos, cuando se le da la custodia al padre violador, pues es la madre la culpable al no satisfacerlo sexualmente; cuando se justifica al padre violador diciéndole que es normal su pedofilia, y que lo único que puede ocasionarle al menor violado es una "insatisfacción sexual" al dejarlo de violar, y cuando al menor violado se le recomienda masturbarse por esa "frustración sexual"?

Sólo quisiera destacar, finalmente, algunos aspectos relacionados con la biografía de ese psiquiatra: Durante años padeció de un mal en las piernas, que gradualmente le imposibilitó caminar. Tuvo tres cirugías en un pie, la última de las cuales provocó un desorden llamado reflejo de distrofia simpática, causándole dolor agudo en sus piernas. Su hijo, Andrew Gardner, dijo que tomaba calmantes para el dolor.

Quienquiera que haya leído sobre los patrones mentales que generan enfermedades, es decir causas metafísicas para males físicos, puede interpretar el padecimiento que por tantos años sufrió Richard Gardner.Los problemas en los pies y las piernas sólo revelan miedo al futuro y un terrible aferramiento a viejos traumas de la niñez. Los pies y las piernas nos llevan hacia adelante por la vida. Él se negó a avanzar. Tan se negó, tan sujeto estaba a su pasado, que el suicidio fue su única salida.

Un día tomó una sobredosis para terminar con su vida, pero falló pues despertó del sopor de la droga. Lo intentó de nuevo, logrando matarse con un cuchillo. Su hijo Andrew insistió en que el suicidio no tuvo relación alguna con el trabajo de su padre...

Psiquiatra infantil partidario de la pedofilia, testigo perito, abogado del diablo. Y en alguien así, está basada parte de las reformas al Código Civil. ¿Qué nos sucede?

***Nota: Todas las referencias bibliográficas de la obra de Gardner fueron tomadas textualmente del artículo de Stephanie Dallam "El Dr. Richard Gardner: Una revisión de sus teorías y opiniones en sexualidad anormal, pedofilia y ediciones del tratamiento". Traducción a cargo de Francisco Reynoso, PGJDF. Para leer más sobre el SAP puedes visitar la página de The Leadership Council
--
Voluntarios Alerta Vida Ong
voluntariosalertavidaong@g
mail.com
http://infanciaprimero.blogspot.com/
http://alertavidaong.blogspot.com/
http://sap-no.blogspot.com/
www.alertavidaong.es.tl


--
Lic. Maria Raquel Holway Ramos Mejia
Rachel Holway
Celular Claro 1558721823 y 1558958905
Buenos Aires Argentina
http://www.aiven.org/profile/MariaRaquelHolwayRamosMejia ( Amnistia)
www.alertavidaong.es.tl
http://sap-no.blogspot.com
http://infanciaprimero.blogspot.com
http://alertavidaong.blogspot.com
msn: rachelholway@hotmail.com
msn: rachelholway@yahoo.com
ICQ 73919680
Skype rachel.holway




--
Lic. Maria Raquel Holway Ramos Mejia
Rachel Holway
Celular Claro 1558721823 y 1558958905
Buenos Aires Argentina
http://www.aiven.org/profile/MariaRaquelHolwayRamosMejia ( Amnistia)
www.alertavidaong.es.tl
http://sap-no.blogspot.com
http://infanciaprimero.blogspot.com
http://alertavidaong.blogspot.com
msn: rachelholway@hotmail.com
msn: rachelholway@yahoo.com
ICQ 73919680
Skype rachel.holway

No hay comentarios: